Ni tan terribles dos

Ni tan terribles dos

 
Existe una creencia de que a los dos años los niños se vuelven berrinchudos, caprichosos y difíciles de tratar. Es por esta razón que a esta etapa se les suele llamar «Los terribles dos».
Quizás has notado los  cambios emocionales de tu bebé durante esta etapa. Están empezando a sentir emociones que no habían sentido antes y algunas de ellas son complejas, como los celos, la culpabilidad, la vergüenza, etc. Manejar estas emociones es un trabajo muy difícil hasta para nosotros adultos, así que ¡imagínate para un preescolar! Nuestros pequeños a menudo se encuentran abrumados por las fuertes emociones que sienten y sus cambios emocionalespueden ser muy rápidos. A lo mejor están riendo en un momento y cinco minutos después están llorando desconsolados. Necesitan nuestra ayuda para comprender lo que les pasa y encontrar maneras apropiadas de expresarse.
Lo que está pasando no es nada terrible, al contrario. Tu bebé está dejando de serlo y por eso tiene más espíritu de independencia, quiere intentar cosas nuevas y aventurarse en retos desconocidos. Que no lo logre a veces o no pueda comunicarse como quisiera puede generar una tremenda frustración en él, ¡pero no lo olvides! Cada berrinche es una oportunidad de oro para aprender algo. Cómo manejar sus emociones, la paciencia o la tolerancia a la frustración.
Es maravilloso ver cómo nuestros hijos se desarrollan a esa edad como personas independientes y empiezan a defender sus gustos, preferencias y convicciones y también cómo empiezan a lidiar con las distintas situaciones que les presenta la vida.
Es importante que los niños logren las cosas cuando puedan solos y no se sientan presionados.
Todo a su tiempo y a su ritmo.
No olvidemos que están pasando por cambios no solamente físicos, también emocionales y así como los logros pueden ser muy emocionantes, también consolarlo debe causarte satisfacción.
¡Disfruten juntos esta etapa!