Mamá, ¿te toca un premio?

Mamá, ¿te toca un premio?

Estamos cansadas. Hace tiempo que no tenemos tiempo para disfrutar, sin estar al pendiente de la hora. «Ya se va a despertar», «ya debo ir a recogerla a la escuela», «es hora de llevarlo al médico».
Y por eso, llega mayo y pensamos que nos merecemos todos los regalos del mundo. Que un día nos hagan el desayuno y vean lo difícil que lo tenemos diario.
En mayo nos damos permiso de gastar. Un extra, un gusto, un premio porque es mayo, mes del día de la madre.
En este espacio siempre he dicho que se vale gastar en lo que queremos. PERO, también digo que el permiso lo tenemos porque lo tenemos presupuestado.
Entonces, la pregunta clave es: ¿tengo planeado gastar en mí en mayo?, ¿he apartado el dinero para este premio que me quiero dar?
Todos los años sabemos que en mayo será el día de la madre y que se nos antojará comprar algo. ¿Por qué no lo hemos presupuesto?
Esta semana en una conferencia de prensa en la que hablaron de seguros y prevención y una de las participantes en el panel dijo dos cosas que quiero compartir para que las reflexionemos:
«Las madres pasamos de ser lindas y abnegadas a una señora que nadie sabe dónde poner». Y, ¿saben por qué? Porque a muchas se nos suele olvidar el ahorro y lo cambiamos por el consumo.
¿Cómo queremos que nos vean nuestros nietos?
Yo confieso que quiero ser una abuela divertida que pueda llevarlos al zoológico e invitarles las golosinas y hasta los juguetes de todos los animales que vean… Y, sí, para eso, este mes de mayo que no tengo presupuestado darme un regalo, no me lo voy a dar.