Estudio dice que antibiótico podría causar problema intestinal en bebés

Se acaba de confirmar una relación entre la administración de eritromicina a recién nacidos y el posterior desarrollo de los bebés de estenosis pilórica, un problema intestinal.
La eritromicina es uno de los antibióticos más recetados. Investigadores de la escuela de medicina de la universidad de Indiana en EE.UU., hallaron que si un bebé recibe este medicamento en las primeras dos semanas de vida, tiene 10.5 veces más probabilidades de desarrollar estenosis pilórica que los recién nacidos que no tomaron el antibiótico. El estudio fue publicado en la revista especializada Pediatrics.
La estenosis pilórica es una condición que afecta a uno de cada 500 bebés. En términos sencillos, es un bloqueo de la salida del estómago y produce vómitos del tipo proyectil. Ello puede llevar a una gran baja de peso del infante y a su deshidratación. Generalmente se manifiesta durante los primeros dos meses de vida y es la principal causa de cirugía abdominal en la infancia.
La eritromicina se suele recetar a los hijos de madres infectadas con clamidia al momento de dar a luz. Los niños que desarrollaron estenosis pilórica habían recibido el antibiótico en forma oral durante 10 a 14 días. Ahora, los investigadores advierten que se debe dar el medicamento con cautela, ya que puede no ser tan seguro como se pensaba.
En todo caso, consulta con tu médico si conviene darle este remedio a tu bebé. Hay casos en que los posibles beneficios superan los riesgos.