Embarazadas y sensuales

La Opinión
Los vestidos de maternidad con pliegues que salen debajo del seno y cintas que se estiran o encogen arriba de la cintura, ya pasaron de moda. Desde que Madonna se atrevió a lucir el ombligo durante el embarazo de su segundo hijo, Rocco, ahora la mujer en estado de gestación exhibe muy orgullosa su barriga.
Si se miran por detrás, ni siquiera parece que están embarazadas. Es que ahora la moda es «entallar» la barriguita para que todo el mundo, ya sea que las mire de frente o de lado, se dé cuenta de que un bebito o una bebita viene en camino.
Compañías especializadas en ropa de maternidad como Planet Motherhood, Liz Lange y Gap, que el año pasado lanzó al mercado por primera vez una línea completa con más de cien piezas, enfatizan que a la mujer embarazada no hay que aislarla del resto de las mujeres en cuestiones de moda. Por ello han diseñado prácticas y llamativas prendas que dan ganas de usarlas, aun sin estar esperando bebé.
En esta nueva moda prenatal se ven muchas prendas elaboradas en mezclilla con diseños inspirados en el rock and roll y en la tela que se usa para los uniformes militares. También hay piezas en jersey con llamativos diseños geométricos, el clásico corduroy (cotelé) para los pantalones, el cashmere (C para los suéteres y el tafetán para sensuales vestidos de fiesta; así como algodón para camisetas o blusas informales.
Liz Lange, quien fuera editora de la revista Vogue y ahora tiene su propia línea de ropa de maternidad, afirma que la mujer embarazada se ve más bonita y sensual cuando muestra el contorno de su barriga.
«Lo importante es que la prenda tenga un buen corte para que tenga una buena caída en el cuerpo», asegura Lange. «Después, el secreto para verse bien es escoger piezas que se puedan combinar entre sí y complementar con accesorios discretos».
Si está embarazada y sale a comprar su guardarropa, piense que lo más importante es sentirse cómoda, sobre todo en los dos últimos trimestres de gestación. Si le gusta la idea de siluetear su barriga hágalo, pero no trate de apretarla.
Lo ideal es comprar faldas o pantalones en colores básicos, como en negro, café, gris y uno claro; así como blusas y suéteres que pueda combinar. La ropa de maternidad estampada ofrece menos oportunidad de combinación con otras prendas; contrario a las telas lisas que pueden usarse dos o tres días en una semana y «camuflarse» con un chaleco, un pañuelo o un prendedor.
Cuando escoja las telas de su ropa de maternidad, asegúrese de que sean de fibras naturales, como el algodón y la lana, ya que favorecen la transpiración y en la mayoría de los casos evitan las irritaciones de la piel.
La ropa interior
Antes de comprar blusones, vestidos o pantalones de maternidad; asegúrese de comprar unas buenas prendas íntimas, porque éstas serán las que la harán sentirse más cómoda y a la larga resaltarán su figura.
Compre de dos a tres sostenes de la misma talla que usa cuando no está embarazada; generalmente las copas vienen un poco más grandes y le servirán para después de dar a luz. Asegúrese de que le cubran todo el seno y de que no le hagan marcas; los mejores son los que tienen tirantes anchos.
En cuanto a calzones, tiene dos opciones. Los de maternidad que le cubren toda la barriga y que son más cómodos, o los bikinis, que se acomodan debajo del vientre.
Si está embarazada, es importante que también ponga atención a las medias que usa. No use medias muy ajustadas que corten la circulación a la altura de los tobillos o las rodillas. Las panty hose son muy cómodas y hay unas especiales para embarazadas que le dan apoyo adicional a la barriga.
Para la mujer embarazada es esencial sentirse bonita. Una mamá feliz traerá al mundo a un bebé feliz, así es que ¡póngase guapa y disfrute de la dulce espera!
© Copyright 2003 Lozano Enterprises. All Rights reserved.